Tarta Tatin

Comenzamos la semana con un clásico de la repostería francesa y también una de mis tartas favoritas. La tarta Tatin es simplemente una tarta de manzana pero elaborada al revés; primero se cocinan las manzanas y después éstas se cubren con la masa para terminar de cocerse en el horno. La receta original de esta tarta nace a finales del siglo XIX en un hotel con éste nombre situado en la región de Lamotte-Beuvron en Francia, que estaba regentado por dos hermanas llamadas Stéphanie y Caroline. Existen diferentes versiones sobre el origen de la receta, pero la más conocida es que todo se debió a un despiste de Stéphanie, que cocinó demasiado las manzanas y para no tener que desperdiciarlas las dos hermanas decidiron taparlas con masa y cocerlas en el horno dándole después la vuelta al postre con cuidado.

La tarta tuvo una gran aceptación entre la clientela del hotel, y la fama de la misma corrió rápidamente gracias a que este hotel estaba situado en una zona turística, muy bien comunicada y a la que iba la gente adinerada e influyente de París. Cuando un afamado chef de la capital decidió incorporarla a su carta de postres después de haber visitado el hotel de las hermanas, quedó abrumado ante el éxito que obtuvo entre su clientela, y en honor a sus creadoras (y en un momento de admirable honradez, para que negarlo), bautizó esta tarta como tarta Tatin y… el resto es historia.

La receta habitualmente se elabora con manzana reineta, ligeramente ácida, pero yo particularmente prefiero la variedad golden. Aunque es más dulce,  mantiene muy bien la forma al hornear y este es uno de los principales atractivos de la tarta, pues la manzana se cocina en trozos grandes. El toque ácido en nuestra receta se lo aporta el zumo de limón y la vainilla complementa muy bien el sabor acaramelado del conjunto. Y os diré que esta tarta siempre triunfa porque ensalza de forma increíble el sabor de las manzanas, y ya sea por despiste o no, es uno de esos trozos de historia pastelera de aspecto humilde, casi espartano, y sabor grandioso.

Es importante tomar la tarta recién hecha, templada, y se puede acompañar si se desea de un poco de nata o helado de vainilla.

Os dejo ya con la receta, ¡que tengáis una semana estupenda!

TARTA TATIN

Ingredientes para un molde de 24 cm. de diámetro:

1 kg de manzanas golden (5-7 piezas según tamaño)

120 gr de azúcar

60 gr de mantequilla

zumo de 1 limón pequeño

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

1 plancha de hojaldre o masa quebrada de 200 gr, comprada o casera

Preparación

Pelar y cortar longitudinalmente las manzanas en cuatro trozos grandes, desechando el corazón. Cortar estos trozos a la mitad, de forma que de cada manzana obtengamos ocho trozos grandes. Poner estos trozos en un bol y rociar con el zumo de limón. Precalentar el horno a 190 ºC.

Poner una sartén honda y suficientemente grande a fuego medio y derretir la mantequilla. Añadir el azúcar y el extracto de vainilla y mezclar para incorporar el azúcar. Añadir las manzanas y subir el fuego a medio-alto. Cocinar las manzanas 10 minutos aproximadamente, dándoles la vuelta de vez en cuando y vigilando sobre todo los últimos minutos, pues se caramelizarán ligeramente y en este punto pueden quemarse fácilmente. Deben tener un color dorado en algunas zonas y el líquido que hayan soltado debe haberse reducido casi por completo. Estarán tiernas pero al pincharlas hasta el centro la carne debe notarse aún firme.

Pasar las manzanas al molde. Mientras extender la masa de hojaldre o quebrada a un grosor aproximado de 0,5 cm. Cortar un círculo unos dos centímetros de diámetro más grande que el molde. Cubrir las manzanas por completo con la masa, apretando ligeramente el borde hacia el fondo del molde.

Cocinar la tarta en el horno durante 40-45 minutos, siendo los últimos 5 sólo con el calor por debajo, para que las manzanas se terminen de caramelizar.

Retirar la tarta del horno, dejar reposar 5 minutos y volcar con cuidado en un plato para dejar entibiar.

Tortitas de almendra

¡Hola! Por fin ha llegado ya la Semana Santa. Muchos de vosotros ya la estaréis disfrutando, así que esperamos que lo paséis genial y descanséis mucho.

Para estos días en los que tenemos tiempo libre me gusta preparar cada comida del día con calma. Por nuestra forma de vida, nunca tenemos tiempo suficiente para ser conscientes de lo que realmente estamos comiendo  y acabamos olvidamos que es parte esencial de nuestra salud y de nuestra felicidad. Desayunamos rápido para tener más tiempo para dormir y comemos rápido porque tenemos que volver al trabajo. Comer a toda prisa hace que no disfrutemos realmente de este momento.

Estas tortitas son perfectas para todos lo que os guste desayunar dulce y saludable. En este caso, están presentadas con chocolate, pero si le queréis dar un toque más sano, podéis tomarlas con un poco de sirope de arce, agave o miel, y con mucha fruta. Al llevar harina de almendra, os llenarán de energía. Llevan también un poco de harina de trigo, en caso de ser intolerantes, sustituid los gramos de esta harina por almendra.

TORTITAS DE ALMENDRA

Ingredientes

Para las tortitas

3 huevos

50 gr de harina de almendra

50 gr de harina de trigo

1 pizca de sal

100 ml de leche

Un poco de aceite

Para decorar

Fruta

Sirope de agave

Miel

Chocolate, etc…

 

Preparación

En un bol, separamos las yemas de las claras y reservamos las claras. A las yemas, les añadimos las harinas y la leche y con una varilla removemos bien hasta que tengamos una pasta homogénea. Ahora, a las claras que habíamos reservado les añadimos la pizca de sal y las batimos hasta punto de nieve (las claras tienen que aumentar de tamaño y quedar totalmente blancas y muy esponjosas, como si hiciésemos un merengue). Finalmente, añadimos las claras batidas a la mezcla de harinas y huevo y vamos integrando todo, con cuidado de no aplastar las claras y con movimientos envolventes.

Ponemos una sartén al fuego y le añadimos un poco de aceite para engrasarla. Cuando esté caliente, añadimos un poco de masa de tortitas con un cucharón para darle un poco de forma y dejamos que se cocinen, les damos la vuelta con una espátula (y con un poco de cuidado para que no se nos desmonté la tortita jeje) y dejamos que se cocine por el otro lado. La pasamos de la sartén a un plato y repetimos el mismo proceso hasta acabar la masa.

Una vez tengamos las tortitas ya cocinadas, las decoramos con lo que queramos y estarán listas para comer :)

Despacho de pan II: Panecillos clásicos para desayuno.

Como sabéis, la semana pasada inauguramos una nueva sección llamada “Despacho de pan” donde comparto con todos vosotros recetas para todos los gustos de este básico de la cocina. Si la semana pasada os presenté unos panecillos integrales con semillas, en ésta os traigo el perfecto pan para el desayuno. Ese en el que la miga es blanca, densa y con el punto justo de sal. Sin duda, el pan perfecto para acompañar a nuestro café (o té) mañanero. Va muy bien con mantequilla y mermelada, o con un chorrito de aceite y un poco de tomate fresco.

Muy importante con este pan es que se puede congelar perfectamente durante un mes mas o menos, no pierde su textura ni su sabor, así que si os sobran, no los tiréis, simplemente los guardáis en el congelador en bolsitas individuales. ¡Os van a encantar!

PANECILLOS CLÁSICOS PARA EL DESAYUNO

Ingredientes

500 gr de harina de fuerza 

350 ml de agua templada

5 gr de levadura fresca de panadero

15 gr de sal

Nota: Yo usé una harina de gran fuerza (mínimo 12g de proteína). Si vosotros no tenéis harina de gran fuerza, podéis hacer este pan de igual manera, simplemente, añadís menos agua (unos 50 o 70 ml menos).

Preparación:

Amasado con robot de cocina

Primero, ponemos la harina junto con la sal en un bol, y con el gancho amasador amasamos a velocidad media a medida que vamos añadiendo casi todo el agua. Una vez  que el agua se haya integrado, seguimos amasando a velocidad media-alta durante unos 8 minutos. Antes de finalizar el amasado, añadimos la levadura y batimos unos 3 minutos mas, hasta que veamos que la levadura está integrada por completo, la masa está lisa y se despega de los bordes del bol. La tapamos con un paño húmedo y dejamos que repose unos 30 minutos.

Amasado a mano

Primero, vamos a poner la harina en un bol junto con la sal y formamos un volcán en el medio. Vamos añadiendo el agua poco a poco , removiendo con las manos o con una cuchara. Cuando la masa haya absorbido todo el agua, la sacamos del bol y la ponemos sobre una superficie enharinada que esté limpia y nos sirva para trabajar. Para trabajar la masa, empezamos “golpeándola” contra la superficie y doblándola sobre si misma. Vamos repitiendo este proceso hasta que veamos que la masa se despega de la mesa de trabajo. La dejamos descansar unos 15 minutos y volvemos a repetir el amasado unas 4 o 5 veces mas. Para terminar, hacemos un hoyo en el centro de la masa, añadimos la levadura con un poco de agua y hacemos un último amasado, hasta que veamos que la levadura se haya integrado por completo y la masa está totalmente lisa. Finalmente, la dejamos reposar 30 minutos tapada con un paño húmedo.

Realización de los panecillos

En esta ocasión vamos a hacer panecillos redondos. Para ello, cogemos nuestra masa, cortamos porciones del mismo tamaño y las aplastamos, vamos cogiendo los extremos y llevándolos al centro presionando para que queden ligados. Vamos haciendo nuestros panecillos redondos y los colocamos con los extremos hacia abajo para el leudado. Una vez acabada la forma de nuestros panecillos, los colocamos en una bandeja y los dejamos reposar 90 minutos (el tiempo de leudado puede variar según la temperatura ambiente) o hasta que doblen su volumen.

Horneado

Calentamos el horno a 220º y colocamos una olla con unos paños húmedos para generar vapor en el interior del horno. Mientras tanto, hacemos un corte vertical a los panecillos. Cuando el horno alcance los 220º, metemos los panecillos y bajamos la temperatura a 200º y horneamos unos 20 minutos, dependiendo de como os gusten los panecillos. En mi caso los saqué del horno en cuando estaban ya listos, porque nos gusta el pan blanquito, como podéis ver en las fotografías.

Espero que os haya gustado esta receta :)

¡Buen fin de semana!

Bundt Cake de mazapán y limón

¡Hola a todos! ¿Como os va esta semana? Yo por no variar con mucho lío y poco tiempo para pararme en nada que no sea indispensable. De hecho esta entrada tenía pensado colgarla ayer pero al final entre el trabajo y las tropecientas cosas pendientes que tenía que dejar listas en casa pues ya me dieron las 10 y las 11 y las 12 y  la pobre media neurona que me quedaba despierta dijo basta. Pero no os voy a aburrir con mis labores domésticas ni mis obligaciones diarias que va… creo que mejor os cuento las bondades de esta receta :)

¡Y son muchas! Lo primero de todo es que este bizcocho está buenísimo. Tiene una miga densa, una textura súper jugosa y los sabores están muy equilibrados. Después os diré que además la receta es sencillísima pero de verdad. Vale que ya sé que siempre estoy con lo mismo pero es que en este caso es una de esas de “bate todos los ingredientes juntos y pon en el molde”. Palabra. Y por último se hornea en molde de bundt, y eso son puntos extra, al menos para mí. Por bonito por supuesto :)

Tenéis que probarlo hacedme caso. Incluso los que no seáis fans del mazapán como yo. El sabor apenas se aprecia y le aporta todo a la textura.

Y dicho esto allá vamos con la receta. ¡Espero que os guste!

BUNDT CAKE DE MAZAPÁN Y LIMÓN

Ingredientes para un molde de bundt de 2,5 litros (12 cups)

250 gr de mantequilla temperatura ambiente

200 gr de mazapán

165 gr de azúcar

6 huevos L

150 gr de harina de repostería

1 cucharadita de levadura química

1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

pizca de sal

ralladura de 2 limones + 1 cucharada de su zumo

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

10 gotas de esencia de almendras amargas

Preparación

Precalentar el horno a 170ºC. Engrasar bien con mantequilla el molde.

Tamizar juntos en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal y reservar.

Cortar en pequeños cubos el mazapán y la mantequilla. Ponerlos en el procesador de alimentos junto con el azúcar y 2 huevos y triturar hasta obtener una pasta fina. Con el procesador en marcha ir añadiendo los huevos restantes de uno en uno, después el extracto de vainilla, la esencia de almendras, el zumo y la ralladura de los limones. Incorporar la harina y batir lo justo para obtener una masa homogénea.

Pasar la masa al molde, nivelar y meter al horno de 40 a 50 minutos. El mío estuvo listo en 45 minutos.

Dejar reposar en el molde 10 minutos y después pasar a una rejilla para dejarlo enfriar. Decorar con azúcar glas y servir.

Este bundt cake se conserva 5 días bien cerrado en un recipiente hermético y a temperatura ambiente.

¡Que tengáis una feliz semana!

  • ”Facebook” ”Twitter” ”Pinterest” ”Instagram” ”Flickr” ”Bloglovin” ”RSS” ”Email”
  • abril 2014
    L M X J V S D
    « mar    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Archivos

  • Categorías

  • NUEVO POST 👉 Tarta tatín🍏🍏😍😍 #tartatatin #tartetatin #manzana #apple #lostincupcakes #hermanasreposteras #bakersisters #baker #blog #newpost #instafood #ABeautifulMess
  • Únete a otros 267 seguidores

  • Blogs que nos gustan

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 267 seguidores