Bundt Cake de mazapán y limón

¡Hola a todos! ¿Como os va esta semana? Yo por no variar con mucho lío y poco tiempo para pararme en nada que no sea indispensable. De hecho esta entrada tenía pensado colgarla ayer pero al final entre el trabajo y las tropecientas cosas pendientes que tenía que dejar listas en casa pues ya me dieron las 10 y las 11 y las 12 y  la pobre media neurona que me quedaba despierta dijo basta. Pero no os voy a aburrir con mis labores domésticas ni mis obligaciones diarias que va… creo que mejor os cuento las bondades de esta receta :)

¡Y son muchas! Lo primero de todo es que este bizcocho está buenísimo. Tiene una miga densa, una textura súper jugosa y los sabores están muy equilibrados. Después os diré que además la receta es sencillísima pero de verdad. Vale que ya sé que siempre estoy con lo mismo pero es que en este caso es una de esas de “bate todos los ingredientes juntos y pon en el molde”. Palabra. Y por último se hornea en molde de bundt, y eso son puntos extra, al menos para mí. Por bonito por supuesto :)

Tenéis que probarlo hacedme caso. Incluso los que no seáis fans del mazapán como yo. El sabor apenas se aprecia y le aporta todo a la textura.

Y dicho esto allá vamos con la receta. ¡Espero que os guste!

BUNDT CAKE DE MAZAPÁN Y LIMÓN

Ingredientes para un molde de bundt de 2,5 litros (12 cups)

250 gr de mantequilla temperatura ambiente

200 gr de mazapán

165 gr de azúcar

6 huevos L

150 gr de harina de repostería

1 cucharadita de levadura química

1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

pizca de sal

ralladura de 2 limones + 1 cucharada de su zumo

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

10 gotas de esencia de almendras amargas

Preparación

Precalentar el horno a 170ºC. Engrasar bien con mantequilla el molde.

Tamizar juntos en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal y reservar.

Cortar en pequeños cubos el mazapán y la mantequilla. Ponerlos en el procesador de alimentos junto con el azúcar y 2 huevos y triturar hasta obtener una pasta fina. Con el procesador en marcha ir añadiendo los huevos restantes de uno en uno, después el extracto de vainilla, la esencia de almendras, el zumo y la ralladura de los limones. Incorporar la harina y batir lo justo para obtener una masa homogénea.

Pasar la masa al molde, nivelar y meter al horno de 40 a 50 minutos. El mío estuvo listo en 45 minutos.

Dejar reposar en el molde 10 minutos y después pasar a una rejilla para dejarlo enfriar. Decorar con azúcar glas y servir.

Este bundt cake se conserva 5 días bien cerrado en un recipiente hermético y a temperatura ambiente.

¡Que tengáis una feliz semana!

Tartaletas de chocolate negro con helado de praliné

¡Buenas a todos! ¿Qué tal habéis pasado el fin de semana? Como ya os contamos hace unos días por nuestras redes sociales (facebook, instagram y twitter) teníamos un montón de ideas para darle un uso productivo al regalo que nos envió Kaiku Sin Lactosa. Siguiendo la filosofía Lost in cupcakes de “consigue resultados profesionales sin complicarte la vida”, hoy os traemos una receta muy especial que imitando a los postres de esos restaurantes más finos, os hará quedar como auténticos Master Chefs. Además, está especialmente adaptada a los intolerantes a la lactosa, porque todos nos merecemos disfrutar de un buen postre.

No os dejéis engañar por la presentación, ya que aunque parece una receta muy elaborada, es sencilla. La única “complicación” (si puede llamarse así) es trabajar correctamente la masa quebrada pero os lo dejamos todo explicado paso a paso en la receta.

¡Esperamos que os guste!

TARTALETAS DE CHOCOLATE NEGRO

Ingredientes (para 6 tartaletas de 8 cm o una grande de 22 cm diámetro):

Para la masa quebrada:

250 gr de harina común

125 gr de margarina

60 gr de azúcar glas

1 yema de huevo L

pizca de sal

2 cucharadas de agua fría

Para el relleno de chocolate negro:

200 gr de chocolate negro 52-60% cacao

25 gr de margarina

240 ml de nata de montar Kaiku sin lactosa

1 ½ cucharadita de ron oscuro (opcional)

Preparación:

Para hacer la masa quebrada poner todos los ingredientes en el procesador de alimentos y batir hasta que tengamos una mezcla grumosa, como arena gruesa. También podemos mezclar los ingredientes a mano con las puntas de los dedos con la precaución de no trabajar la masa en exceso. Hacer un rulo con ella y envolver en plástico de cocina. Dejar reposar en la nevera un mínimo de 1 hora.

Engrasar los moldes de tartaleta. Extender la masa quebrada a un grosor aproximado de 0,4 cm y cortar 6 círculos de pasta suficientemente grandes para forrar los moldes. Apretar la masa bien contra el fondo y los bordes del molde, retirando los sobrantes que sobresalgan del mismo. Pinchar el fondo de la masa con un tenedor y cubrir cada tartaleta con un circulo de papel de hornear, poniendo después encima del papel garbanzos o lentejas secas. Meter los moldes así preparados en la nevera y dejar reposar media hora.

Mientras precalentar el horno a 190 ºC.

Para preparar el relleno picar el chocolate en trozos finos y poner en un bol resistente al calor junto con la margarina.  Poner la nata en un cazo y llevar a fuego medio. Cuando hierva la echaremos sobre el chocolate, dejaremos reposar unos 2 minutos y batiremos con las varillas hasta que tengamos una crema homogénea. Echamos el ron y mezclaremos bien.

Cocer la masa de las tartaletas en el horno durante 15 minutos. Pasado este tiempo retirar el papel junto con los garbanzos y cocer por otros 10 minutos más. Retirar del horno y dejar enfriar en los moldes unos 5 minutos. Desmoldar y pasar a una rejilla para que enfríen (entre 10-15 minutos).

En cuanto las bases estén frías rellenar con la crema de chocolate y dejar reposar en la nevera al menos 2 horas para permitir que el relleno se endurezca.

HELADO DE PRALINÉ

Ingredientes (para 600 ml aprox):

200 ml de nata de montar Kaiku sin lactosa

175 ml de leche entera Kailku sin lactosa

1 vaina de vainilla

2 yemas de huevo L

35 gr de azúcar

40 gr de azúcar moreno

1 cucharada de ron oscuro

60 gr de praliné/crocanti de almendra

Preparación:

Abrir la vaina de vainilla por la mitad y raspar las semillas. Poner en un cazo la nata, la leche, el azúcar moreno, la vaina de vainilla y las semillas y llevar a fuego suave. Cuando hierva retirar del fuego, desechar la vaina de vainilla y dejar enfriar un poco (mas o menos en el punto en el que no quema que te escaldas pero tampoco puedes mantener el dedo más de 3 segundos).

Mientras en otro bol batir las yemas con el azúcar restante durante un par de minutos, hasta que se vean esponjosas y pálidas. Echar un poco de la mezcla del cazo en las yemas y batir bien. Incorporar las yemas al cazo y mezclar. Volver a poner a fuego medio y cocer la mezcla removiendo constantemente, hasta que espese ligeramente pero sin llegar nunca cerca del punto de ebullición, porque la crema se nos cortaría. En cuanto coja consistencia suficiente para cubrir el dorso de la cuchara estará lista. Retirar del fuego, dejar entibiar la crema e incorporar en este momento el ron. Pasar a un recipiente hermético para refrigerar un mínimo de 8 horas.

Cuando tengamos la crema bien fría la pondremos en la máquina heladora y seguiremos las instrucciones del fabricante. Añadiremos el praliné en los últimos 5 minutos de elaboración, pues nuestro helado ya tendrá la consistencia suficiente para que nos quede repartido uniformemente.

Pasar el helado a un recipiente hermético y guardar en el congelador hasta el momento de servir.

Gofres con crema de lima

Esta semana nos quitamos la resaca de los carnavales con una recetilla que sabe a primavera anticipada y a tardes de sábado de compras. Hay aquí en Vigo un sitio que pone unos gofres muy ricos y está en la Calle del Príncipe, que es la zona comercial por excelencia de la ciudad y cuando hace buen tiempo es una zona genial para pasear porque lo mismo te compras una camiseta que ves una actuación improvisada o te escapas al caso viejo (que está al ladito) y te tomas unos vinos o unas ostras. Pues lo que os contaba, que en este sitio hacen unos gofres tan ricos que no es raro que se formen colas y yo, que de paciencia no ando muy sobrada pues rara vez paro a comprar. Pero lo cierto es que los gofres me encantan y aunque tengo una gofrera del año de la maricastaña que me había traído mi abuela de Alemania pues no es una de esas recetas que hagamos en casa. De hecho creo que debí usarla como 3 o 4 veces y allí la está la máquina haciendo migas en el armario con el molinillo de café (entre otros pequeños electrodomésticos que me pregunto para qué habré comprado!!??…)

Creo que lo que pasaba es que tampoco había dado con una receta buena que se pudiese aproximar un poco a los gofres que venden en este sitio. Entonces ¿para qué molestarse? Cuando había antojo de gofres pues nos íbamos de paseo por el centro y listo. Pero cuando vi esta receta en el blog ALIMENTA me picó la curiosidad tanto que la tuve que probar. Desde luego esta chica no se quedó corta al describir los resultados… estos gofres son de escándalo. Yo lo único que he hecho ha sido adaptar ligeramente las cantidades a mi gusto y he usado por comodidad light corn syrup en vez de azúcar invertido, y me han salido estupendamente. De todas formas el azúcar invertido es muy fácil de hacer y si pincháis en el enlace de arriba encontraréis la receta y un paso a paso bien detallado.

Y para acompañarlos os propongo una crema de lima, por eso de salirnos un poco del clásico chocolate-nata-caramelo. La crema es buenísima y también es estupenda para hacer unos vasitos de postre acompañándola de frutas rojas.

Os dejo ya con la receta, ¡que tengáis un feliz fin de semana!

GOFRES CON CREMA DE LIMA

Para los gofres:

Ingredientes (para 8-10 unidades, según gofrera):

165 gr de harina común

125 gr de mantequilla

120 gr de leche entera en polvo

80 gr de azúcar

60 gr de light corn syrup

100 gr de agua templada

1 huevo L

10 gr de levadura fresca de panadería

5 gr de levadura química

¼ cucharadita de sal

2 cucharaditas de extracto de vainilla

azúcar perlado (opcional)

Preparación:

Poner en un bol grande la harina, la leche en polvo, la sal, la levadura química y el huevo. Disolver la levadura fresca de panadería en el agua templada y añadir al bol con los demás ingredientes, mezclando para que queden bien integrados. Tapar y dejar reposar a temperatura ambiente entre 30- 45 minutos para que la mezcla fermente ligeramente.

Pasado este tiempo añadir al bol el resto de los ingredientes; esto es, la mantequilla cortada en trozos, el extracto de vainilla, el light corn syrup y el azúcar y mezclar muy bien con la batidora hasta tener una pasta homogénea. Dejar reposar tapada nuevamente otros 10 minutos.

Mientras tanto calentamos la gofrera y untamos bien las placas con mantequilla fundida. Para hacer los gofres echamos un par de buenas cucharadas de masa en la gofrera, esparcimos por encima un poco de azúcar perlado o azúcar corriente si se desea y cocemos los gofres hasta que estén dorados, unos 4-6 minutos.

Dejamos enfriar ligeramente los gofres y los servimos con la crema de lima y si se quiere, con unas frambuesas frescas.

Para la crema de lima

Ingredientes:

240 gr de queso mascarpone

2 claras de huevo pasteurizadas

110 gr de azúcar glas

200 ml de nata para montar

2 limas

3 cucharadas de ron oscuro (opcional)

Preparación:

Lavar bien las limas y secarlas. Rallar la corteza y exprimir el zumo. Reservar. Montar la nata junto con la mitad del azúcar hasta que esté firme y reservar en la nevera.

Batir las claras a punto de nieve con el azúcar restante y reservar.

En un bol grande, batir el mascarpone con el zumo y la ralladura de las limas y el ron. Añadir a esta mezcla la nata montada y las claras y mezclar con cuidado hasta tener una crema homogénea. Guardar en la nevera tapada hasta el momento de usar.

Orejas de Carnaval

Estamos ya en plena semana de carnavales y hoy nos toca llevar una merienda rica para compartir en el cole con los compañeros y disfrutar jugando con los disfraces. Y tengo que deciros que para esta receta he contado con la ayuda de mi pequeño, porque justo ha comenzado hace un mes sus clases de cocina en el cole y una de las primeras cosas que han hecho han sido sus adoradas “orellas”. Así que cuando le he dicho lo que tocaba cocinar de merienda ha entrado pitando en la cocina encantado de plantarse su mandil y echarme una mano. Siempre le ha llamado la atención la cocina, siempre que estoy allí se deja caer a ver si estoy haciendo algo interesante y sobre todo siempre está dispuesto a echarme una mano. Da igual que sea poner unas verduras en la olla, aporrear galletas para una tarta o colocar la loza sucia en el lavaplatos. Noto en él un interés genuino por la cocina, es una parte de la casa en la que le gusta estar y pone todo su empeño en hacer las cosas bien. Y eso me encanta y me hace sentir muy bien.

Seguro que veréis esta receta en muchos blogs estos días. Aquí son uno de los postres típicos de carnaval junto con las filloas y las chulas y esta es la receta que ha hecho mi madre toda la vida, con muy poca variación. Salen muchas, pero así como salen vuelan…

Con la receta os dejo. ¡Qué tengáis un feliz fin de semana!

OREJAS DE CARNAVAL

Ingredientes para 20-45 unidades según tamaño:

500 gr de harina + 50 gr adicionales

200 ml leche

2 huevos L

50 gr de manteca de vaca

2 ½ cucharadas de azúcar

1 ½ cucharadita de levadura química

1 cucharadita de esencia de anís

1 pizca de sal

Además: 2 litros de aceite de girasol para freír y azúcar glas para decorar

Preparación:

Derretir la manteca. Tamizar juntos los 500 gr de harina, la levadura y la sal en un bol. En otro bol batir los huevos con el azúcar y la esencia de anís. Incorporar la leche y la manteca ya tibia.

Incorporar los ingredientes líquidos al bol de harina, revolver bien hasta que estén bien mezclados. Amasar a mano, incorporando más harina de esos 50 gr adicionales si fuese necesario, hasta que tengamos una masa suave y elástica que no se pegue a la mesa. Trabajaremos la masa con las manos unos 5 minutos, la taparemos y dejaremos reposar 30 min. Aproximadamente.

Poner mientras el aceite a calentar a fuego medio y preparar una bandeja suficientemente grande poniendo varias capas de papel de cocina.

Tomar pequeñas porciones de masa, del tamaño de una nuez pequeña. Con ellas haremos unas bolitas y con el rodillo estiraremos esas bolitas formando  hojas ovaladas (en forma de oreja), dejando la masa lo más fina posible. Para que queden bien crujientes es importante que la masa sea tan fina que podamos cogerla sin que se rompa pero al mismo tiempo podamos ver nuestros dedos a través de ella.

Freír las orejas de una en una en el aceite caliente, hasta que estén bien doradas por  ambos lados. Ir poniéndolas en la bandeja con papel de cocina hasta que las tengamos todas hechas.

Cuando estén frías espolvorear con azúcar glas al gusto.

En un recipiente hermético y a temperatura ambiente se conservan frescas hasta 5 días.

  • ”Facebook” ”Twitter” ”Pinterest” ”Instagram” ”Flickr” ”Bloglovin” ”RSS” ”Email”
  • abril 2014
    L M X J V S D
    « mar    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Archivos

  • Categorías

  • Tortitas para desayunar! #tortitas #blog #lostincupcakes #moras #blackberry #frambuesa #raspberry #pancakes #tortitasdealmendra #almondpancakes #baker #bakersisters #hermanasreposteras #instafood
  • Únete a otros 266 seguidores

  • Blogs que nos gustan

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 266 seguidores