Tarta Tatin

Comenzamos la semana con un clásico de la repostería francesa y también una de mis tartas favoritas. La tarta Tatin es simplemente una tarta de manzana pero elaborada al revés; primero se cocinan las manzanas y después éstas se cubren con la masa para terminar de cocerse en el horno. La receta original de esta tarta nace a finales del siglo XIX en un hotel con éste nombre situado en la región de Lamotte-Beuvron en Francia, que estaba regentado por dos hermanas llamadas Stéphanie y Caroline. Existen diferentes versiones sobre el origen de la receta, pero la más conocida es que todo se debió a un despiste de Stéphanie, que cocinó demasiado las manzanas y para no tener que desperdiciarlas las dos hermanas decidiron taparlas con masa y cocerlas en el horno dándole después la vuelta al postre con cuidado.

La tarta tuvo una gran aceptación entre la clientela del hotel, y la fama de la misma corrió rápidamente gracias a que este hotel estaba situado en una zona turística, muy bien comunicada y a la que iba la gente adinerada e influyente de París. Cuando un afamado chef de la capital decidió incorporarla a su carta de postres después de haber visitado el hotel de las hermanas, quedó abrumado ante el éxito que obtuvo entre su clientela, y en honor a sus creadoras (y en un momento de admirable honradez, para que negarlo), bautizó esta tarta como tarta Tatin y… el resto es historia.

La receta habitualmente se elabora con manzana reineta, ligeramente ácida, pero yo particularmente prefiero la variedad golden. Aunque es más dulce,  mantiene muy bien la forma al hornear y este es uno de los principales atractivos de la tarta, pues la manzana se cocina en trozos grandes. El toque ácido en nuestra receta se lo aporta el zumo de limón y la vainilla complementa muy bien el sabor acaramelado del conjunto. Y os diré que esta tarta siempre triunfa porque ensalza de forma increíble el sabor de las manzanas, y ya sea por despiste o no, es uno de esos trozos de historia pastelera de aspecto humilde, casi espartano, y sabor grandioso.

Es importante tomar la tarta recién hecha, templada, y se puede acompañar si se desea de un poco de nata o helado de vainilla.

Os dejo ya con la receta, ¡que tengáis una semana estupenda!

TARTA TATIN

Ingredientes para un molde de 24 cm. de diámetro:

1 kg de manzanas golden (5-7 piezas según tamaño)

120 gr de azúcar

60 gr de mantequilla

zumo de 1 limón pequeño

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

1 plancha de hojaldre o masa quebrada de 200 gr, comprada o casera

Preparación

Pelar y cortar longitudinalmente las manzanas en cuatro trozos grandes, desechando el corazón. Cortar estos trozos a la mitad, de forma que de cada manzana obtengamos ocho trozos grandes. Poner estos trozos en un bol y rociar con el zumo de limón. Precalentar el horno a 190 ºC.

Poner una sartén honda y suficientemente grande a fuego medio y derretir la mantequilla. Añadir el azúcar y el extracto de vainilla y mezclar para incorporar el azúcar. Añadir las manzanas y subir el fuego a medio-alto. Cocinar las manzanas 10 minutos aproximadamente, dándoles la vuelta de vez en cuando y vigilando sobre todo los últimos minutos, pues se caramelizarán ligeramente y en este punto pueden quemarse fácilmente. Deben tener un color dorado en algunas zonas y el líquido que hayan soltado debe haberse reducido casi por completo. Estarán tiernas pero al pincharlas hasta el centro la carne debe notarse aún firme.

Pasar las manzanas al molde. Mientras extender la masa de hojaldre o quebrada a un grosor aproximado de 0,5 cm. Cortar un círculo unos dos centímetros de diámetro más grande que el molde. Cubrir las manzanas por completo con la masa, apretando ligeramente el borde hacia el fondo del molde.

Cocinar la tarta en el horno durante 40-45 minutos, siendo los últimos 5 sólo con el calor por debajo, para que las manzanas se terminen de caramelizar.

Retirar la tarta del horno, dejar reposar 5 minutos y volcar con cuidado en un plato para dejar entibiar.

Tarta Baumkuchen

¡Hola! Estamos ya a un pasito del fin de semana, el cual pienso disfrutar como nunca, porque entre el catarro, una mudanza y el trabajo esta semana estoy echa polvo, y me apetecía un montón compartir esta receta antes del fin de semana, así si os apetece podéis hacerla vosotros también :D

La tarta Baumkuchen es una tarta de origen alemán, que se hornea a capas y en un torno que va dando vueltas. Yo en este caso, la hice en un molde normal y corriente, porque entre todos los cacharros de mi cocina no se encuentra un torno giratorio (como es lógico). La receta no admite nada de levadura (estaríamos haciendo trampas si se la añadiésemos), solo muchos huevos, harina y maizena, mantequilla, azúcar y chocolate y una pizca de sal. Es fácil de hacer, pero si es cierto que requiere su tiempo, puesto que entre capa y capa hay que sacar el molde del horno para ir añadiendo las capas.

El sabor de esta tarta es fuerte, por la cantidad de huevos que lleva la receta. Ese sabor, para mi demasiado fuerte (que no malo, para nada, está muy buena), lo tolero mejor bañándola con una buena capa de crema de chocolate y también con mucho extracto de vainilla. Admite variaciones en la decoración, como por ejemplo bañarla con un licor tipo ron o vino de Oporto y por sus capas siempre va a quedar muy vistosa. Desde luego es una tarta que quiero volver a hacer, porque me gusta mucho la forma de hacerla, quiero experimentar y sobre todo quiero mejorar su presentación, que las capas me queden más “perfectas”. Según lo que yo he leído la tarta en cuanto a proporciones de harina, mantequilla y huevo serían: por cada 100 gr de harina y 100 gr de mantequilla, añadimos 200 gr de huevo.

TARTA BAUMKUCHEN

Ingredientes para un molde de 18 cm de diámetro

250 gr de mantequilla

150gr de harina

100 gr de maizena 

500 gr de huevo (yo usé 6 huevos medianos)

1 cucharada de extracto de vainilla

1 pizca de sal

2 cucharadas de cacao en polvo

Ingredientes para la cobertura

200 gr de nata de montar

1 cucharada de mantequilla

200 gr de chocolate negro especial de cobertura.

PREPARACIÓN

Primero, debemos engrasar nuestro molde y forrarlo con papel de hornear. Ponemos el horno a calentar a 200º. Vamos a empezar a hacer la masa de nuestra tarta. Para ello, primero preparamos los ingredientes. Mezclamos la maizena y la harina, las tamizamos y reservamos. Por otro lado, separamos las claras de las yemas y reservamos. Ahora, con la pala de la batidora batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que la mezcla haya blanqueado. A continuación, añadimos las yemas de huevo una a una, recordar, no añadáis la siguiente yema hasta que la anterior no se haya integrado un poco en la mezcla de mantequilla y azúcar. Ahora, vamos añadir la harina y la maizena que previamente habíamos tamizado, poco a poco, y batiendo solo hasta que esté integrada. Vamos a reservar esta masa.

Lo siguiente que tenemos que hacer es montar las claras que previamente habíamos reservado a punto de nieve, así que cambiamos la pala de la batidora por el batidor y batimos las claras con una pizca de sal. Debemos conseguir una consistencia tipo “merengue”.

Viene ahora la parte más complicada, mezclar las claras montadas con la masa de huevos, harina y mantequilla. Así que poco a poco, vamos añadiendo la masa a las claras y removiendo con movimientos envolventes, para que las claras no se aplasten, hasta conseguir que todo esté bien integrado.

Antes de hornear nuestra tarta Baumkuchen, vamos a hacer dos partes de la masa que sean iguales, así, a una le añadimos las dos cucharadas de cacao en polvo y a la otra el extracto de vainilla. Y ahora si, podemos empezar a hornear.

Empezamos en este caso con la masa de chocolate. En el molde, vamos a extender una capa muy finita de masa, la metemos en el horno unos 3 o 4 minutos y la retiramos, para ahora añadir una capa de masa de vainilla también muy finita. Y repetimos el proceso hasta que no tengamos más masa en nuestros boles.

Cuando ya tengamos el bizcocho horneado, lo sacamos del horno, lo dejamos 10 minutos en el molde que repose y después lo pasamos a una rejilla para que enfríe por completo.

Mientras el bizcocho se enfría, vamos a hacer la crema de chocolate para cubrir el bizcocho. Así, cortamos el chocolate en trocitos y lo ponemos en un bol. Ahora, ponemos a hervir la nata y justo cuando esté en el punto de ebullición la retiramos y la echamos sobre el chocolate, y vamos a esperar 1 minuto a que el chocolate se derrita. Pasado el minuto, añadimos la cucharada de mantequilla y batimos con unas varillas hasta que los tres ingredientes estén bien integrados y tengamos una crema con un color chocolate oscuro fuerte. Finalmente, echamos esta crema encima de nuestro bizcocho y la extendemos bien, para que quede bien cubierto, y podemos decorar a nuestro gusto. En mi caso usé unas virutas de chocolate blanco para hacer contraste con la crema de chocolate. Dejamos que repose la crema al menos una hora, hasta que endurezca, y ahora si, podemos comer nuestra tarta Baumkuchen.

Tarta de macarons con nata, moras y arándanos

Bueno bueno bueno… pues por fin aparezco de nuevo por aquí. Y con una receta de la que estoy orgullosísima. El dicho dice “a la tercera va la vencida”. Pero a mi con dos veces me bastó para hacer unos macarons (ahora a ver si los vuelvo a hacer y me quedan bien… eso ya es otra historia jejejeje).  La verdad es que le tenía mucho miedo, porque la primera vez que los hice me quedaron fatal… con muchas grietas, y aunque estaban comestibles, para nada parecían unos macarons en condiciones, más bien un chicle con mucho azúcar…

TARTA DE MACARONS CON NATA, MORAS Y ARÁNDANOS

Ingredientes para los macarons

125 gr de azúcar glasé

140 gr de harina de almendra (yo la pasé un poco por una picadora)

130 gr de clara de huevo

100 gr de azúcar

Colorante.

Ingredientes para el relleno y la decoración

Nata para montar

 1 cucharada de azúcar

Moras y arándanos

Chocolate para rallar.

Preparación:

Primero, tamizamos la harina de almendra y la mezclamos con el azúcar glasé con el robot de cocina. A continuación, en un bol limpio, batimos las claras hasta que hayan clareado y le añadimos el colorante . Ahora, incorporamos 1/3 del azúcar y seguimos batiendo. Repetimos el proceso hasta que obtengamos un merengue. Para finalizar con la masa de macarons, incorporamos el merengue a la harina de almendra y azúcar glasé y con una espátula, teniendo mucho cuidado, lo juntamos hasta obtener una masa homogénea.

Ahora vamos a hacer las “tapitas” de los macarons. Para esto, en tiendas especializadas, tenéis unas mantas de silicona ya con los circulitos, para que os salgan perfectos. Yo como soy más rústica directamente uso papel de hornear que pongo sobre la bandeja del horno y voy haciendo círculos con la manga pastelera y con una boquilla redonda y grande. En este caso hice dos tapas grandes para hacer la tarta.

Antes de hornear los macarons, tenemos que darles unos golpes secos, para que las burbujas de la masa suban, y además, debemos dejarlos secar. El tiempo de secado, al igual que el tiempo de horneado, varía según los días. Para hacer esta tarta, mis “tapitas” tardaron una hora en secarse.

Cuando veáis que las tapas están secas, es decir, que si las tocáis no se os queda nada de la masa pegado al dedo, las metemos en el horno y las horneamos en torno a los 10 minutos a 170º. Cuando estén horneados, los sacamos del horno y los dejamos enfriar.

Para decorar, montamos la nata que necesitemos con un poco de azúcar. Vamos a hacer un “sándwich” con nuestras tapas de macarons y con la nata, las moras y arándanos. Decoramos con arándanos y chocolate rallado y ya tenemos nuestra tarta de macarons lista  para servir :D.

Tarta de Donuts

Hay blogs que te gustan porque son divertidos, otros por su estética, sus fantásticas fotos o sus recetas infalibles. A veces aprendes mucho más en un blog llevado con mimo que en muchos libros que puedas tener en la estantería. Sean más o menos elaborados todos los blogs requieren de tiempo y esfuerzo y sobre todo, de ganas de compartir y de mucha generosidad. No sé si en vuestras casas pasaba lo mismo pero nosotras venimos de una familia en la que todo lo relacionado con cocinar se consideraba casi un secreto. Es cierto que toda la base de cocina que tenemos la aprendimos en casa pero yo recuerdo desde siempre cómo las recetas estelares o los trucos para que algún plato quedase perfecto eran “top secret”. No había recetas por escrito. Ni muchas explicaciones cuando te escapabas a la cocina mientras andaba la abuela faenando a ver si entendías por fin cómo se hacían unos buenos jurelos escabechados. A día de hoy sigo sin saber hacer un escabeche… Según cuenta mi padre, nuestra abuela paterna (a la que desgraciadamente no llegamos a conocer porque murió bastante joven) era una excelente pastelera pero jamás de los jamases revelaba sus recetas, ni siquiera a sus hijos. Así que con ella se fueron también sus excelentes roscones, magdalenas y dicen que la mejor tarta de galletas… Por eso hay blogs con los que inevitablemente te encariñas, porque tienen ese “aire” tan de casa, tan de transmitir recetas de las de siempre, que están riquísimas y que nunca fallan.

La receta de hoy pertenece a uno de esos blogs que sigo desde hace un par de años. Se llama “Pasen y degusten” y  me encanta por eso que os contaba, por ese aire tan de casa, porque cualquier cosa que pruebas sale bien y porque todo está tan bien explicado que es imposible fallar. Es una tarta de donuts increíble que se hace rapidísimo, está requetebuena y es ideal para los calores que asoman porque no necesita horno y se come fresquita. Os animo a probarla si os gustan los donuts porque el sabor es muy delicado, nada empalagoso ¡a nosotras nos ha encantado! Y os animo a pasaros por el blog de esta chica y probar sus helados, sus cremas en vasito y su flan de queso porque os van a encantar.

Y ahora os pongo la receta, que he modificado muy ligeramente a mi gusto.

TARTA DE DONUTS (receta del blog Pasen y Degusten)

Ingredientes para un molde redondo de 24 cm de diámetro:

Base:

3 donuts

8 sobaos pequeños (tipo Martínez)

Crema:

6 donuts

500 ml de nata

250 ml de leche entera

125 gr de azúcar

250 gr de queso crema

2 sobres de cuajada

Topping:

3 galletas tipo Digestive

25 gr de azúcar moreno

25 gr de almendra molida

25 gr de mantequilla derretida

½ cucharadita de canela molida

1 donut

Preparación:

Forrar la base del molde con papel de hornear. Triturar juntos los ingredientes de la base hasta hacerlos migas. Echar estas migas sobre la base del molde, presionar bien y alisar prestando atención a dejar los bordes bien lisos. Reservar.

Para hacer la crema, deshacer primero los sobres de cuajada en un poco de la leche. Triturar los donuts con la leche restante y echar esta mezcla en una olla. Añadir la nata, el azúcar y el queso crema mezclando bien con las varillas manuales. Poner la olla a fuego medio y cocer la mezcla sin dejar de remover. Cuando la mezcla esté caliente añadir la cuajada diluida que ya habíamos diluido en la leche y cocer un par de minutos más, hasta que la crema espese, removiendo constantemente y sin dejar que hierva. Cuando esté lista echar la crema sobre la base preparada en el molde. Dejar templar, tapar bien con plástico de cocina y dejar reposar en la nevera, mejor de un día para otro.

Para hacer el topping, triturar todos los ingredientes juntos hasta reducirlos a migas. Retirar la tarta de la nevera, quitar el plástico y echar el topping por encima. Desmoldar la tarta ya terminada  y servir.

  • ”Facebook” ”Twitter” ”Pinterest” ”Instagram” ”Flickr” ”Bloglovin” ”RSS” ”Email”
  • julio 2014
    L M X J V S D
    « jun    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Archivos

  • Categorías

  • Hoy en el blog tienes dos recetas de #polos sin azúcar. Ricos y #sanos 😋 Link en el perfil
  • Únete a otros 292 seguidores

  • Blogs que nos gustan

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 292 seguidores