Cake de chocolate con salsa de chocolate blanco

¡Hola a todos! Hoy vengo a contaros que he descubierto una receta de chocolate que es una ma-ra-vi-lla. A este cake ya le había echado el ojo hace tiempo porque en sí la receta no tiene nada de especial, lo interesante está en la textura. Es como un híbrido entre un bizcocho y un brownie, no tan denso, pero sí definitivamente más denso que un bizcocho corriente.

Podéis saltaros todo el tema de la salsa y eso, por sí solo está de muerte. La idea de acompañarlo de una salsa y un poco de fruta tiene la intención de convertir el cake en un postre un poco diferente y sencillo. Como veis en las fotos yo le he puesto unas fresas pero estoy segura de que funcionaría igual de bien con cualquier otra fruta roja e incluso con rodajas de melocotón en almíbar o mango. Opciones hay mil así que el tuneo ya queda a vuestra elección.

Os dejo con la receta y ya me contáis que os parece… ¡feliz (y esperemos que soleado) fin de semana todos!

CAKE DE CHOCOLATE CON SALSA DE CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes para un molde alargado de 30×11,5×7 cm:

Para el cake:

225 gr de mantequilla a temperatura ambiente

200 gr de azúcar moreno claro

175 gr de azúcar moreno oscuro

2 huevos L

1 cucharadita de extracto de vainilla

200 gr de harina común

1 cucharadita de bicarbonato sódico

100 gr de chocolate negro mínimo 52% cacao

250 ml de agua

1 cucharadita de café instantáneo

Para la salsa de chocolate blanco:

200 ml de nata de montar (35% M.G.)

150 gr de chocolate blanco

2 cucharadas de ron oscuro

Preparación:

Para el cake, fundir el chocolate negro al baño maría o en el microondas (a intervalos de 30 segundos) y dejar entibiar. Mezclar la harina con el bicarbonato en un bol. Precalentar el horno a 190 ºC. Engrasar el molde con mantequilla y muy importante, forrarlo por completo con papel de hornear porque la masa del pastel es bastante líquida y se pega mucho.

Poner el agua en un cazo al fuego hasta que hierva. Batir la mantequilla con los azúcares a velocidad media hasta que se vea cremosa y pálida. Añadir uno a uno los huevos y después el extracto de vainilla, batiendo bien. Incorporar el chocolate ya tibio a la mezcla lo justo para que quede bien integrado.

Cuando el agua esté hirviendo retirar del fuego y disolver la cucharadita de café en ella. Incorporaremos a la masa la harina con el bicarbonato en tres tandas, alternándolas con el agua de café, a velocidad baja y teniendo cuidado de no salpicarnos pues la masa del cake es bastante líquida.

Pasar la masa al molde y meter al horno durante 30 minutos. Pasado este tiempo bajar la temperatura del horno a 160 ºC y cocinar durante 15-20 minutos más. Como la textura es un poco parecida a la del brownie, tened en cuenta que si hacéis la prueba del palillo el cake estará listo cuando no haya restos de masa líquida en el palillo, pero éste tampoco saldrá limpio del todo y se le quedarán pegadas algunas pequeñas migas.

Quitar el cake del horno y dejarlo enfriar por completo dentro del molde pero encima de una rejilla. A medida que vaya enfriando se hundirá un poco por el centro. Una vez frío se puede desmoldar y servir, pero lo ideal es dejarlo reposar al menos 12 horas.

Para hacer la salsa de acompañamiento, picar el chocolate blanco en trozos pequeñitos y ponerlo en un bol resistente al calor. Llevar la nata a ebullición y echarla en el bol con chocolate. Dejar reposar 1 minuto y después mezclar con las varillas suavemente hasta que tengamos una salsa homogénea. Incorporar el ron, mezclar bien y dejar enfriar. Si no se va a usar inmediatamente pasar a un recipiente hermético y conservar en la nevera un máximo de 4 días.

Bundt Cake de mazapán y limón

¡Hola a todos! ¿Como os va esta semana? Yo por no variar con mucho lío y poco tiempo para pararme en nada que no sea indispensable. De hecho esta entrada tenía pensado colgarla ayer pero al final entre el trabajo y las tropecientas cosas pendientes que tenía que dejar listas en casa pues ya me dieron las 10 y las 11 y las 12 y  la pobre media neurona que me quedaba despierta dijo basta. Pero no os voy a aburrir con mis labores domésticas ni mis obligaciones diarias que va… creo que mejor os cuento las bondades de esta receta :)

¡Y son muchas! Lo primero de todo es que este bizcocho está buenísimo. Tiene una miga densa, una textura súper jugosa y los sabores están muy equilibrados. Después os diré que además la receta es sencillísima pero de verdad. Vale que ya sé que siempre estoy con lo mismo pero es que en este caso es una de esas de “bate todos los ingredientes juntos y pon en el molde”. Palabra. Y por último se hornea en molde de bundt, y eso son puntos extra, al menos para mí. Por bonito por supuesto :)

Tenéis que probarlo hacedme caso. Incluso los que no seáis fans del mazapán como yo. El sabor apenas se aprecia y le aporta todo a la textura.

Y dicho esto allá vamos con la receta. ¡Espero que os guste!

BUNDT CAKE DE MAZAPÁN Y LIMÓN

Ingredientes para un molde de bundt de 2,5 litros (12 cups)

250 gr de mantequilla temperatura ambiente

200 gr de mazapán

165 gr de azúcar

6 huevos L

150 gr de harina de repostería

1 cucharadita de levadura química

1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

pizca de sal

ralladura de 2 limones + 1 cucharada de su zumo

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

10 gotas de esencia de almendras amargas

Preparación

Precalentar el horno a 170ºC. Engrasar bien con mantequilla el molde.

Tamizar juntos en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal y reservar.

Cortar en pequeños cubos el mazapán y la mantequilla. Ponerlos en el procesador de alimentos junto con el azúcar y 2 huevos y triturar hasta obtener una pasta fina. Con el procesador en marcha ir añadiendo los huevos restantes de uno en uno, después el extracto de vainilla, la esencia de almendras, el zumo y la ralladura de los limones. Incorporar la harina y batir lo justo para obtener una masa homogénea.

Pasar la masa al molde, nivelar y meter al horno de 40 a 50 minutos. El mío estuvo listo en 45 minutos.

Dejar reposar en el molde 10 minutos y después pasar a una rejilla para dejarlo enfriar. Decorar con azúcar glas y servir.

Este bundt cake se conserva 5 días bien cerrado en un recipiente hermético y a temperatura ambiente.

¡Que tengáis una feliz semana!

Bundt Cake de caramelo y ron

¡Buenos días! ¿Cómo va el comienzo de semana?

El bundt cake de hoy es una receta fácil, aunque no rápida. Más o menos en total es una hora y media de trabajo pero merece la pena, está buenísimo, y tiene una miga muy jugosa gracias a la leche de coco. Además sale un bundt enoooorme con lo cual es una buena opción para una merienda familiar porque cunde mucho. Si no lo glaseais se mantiene fresco, blandito y jugoso durante 1 semana (bien cerrado claro) Es una receta que me ha encantado, el sabor del caramelo se nota sin llegar a hacerse empalagoso, pero no sé si mi criterio es fiable porque aún no he probado un bundt que no me haya gustado. Esta clase de bizcochos tienen una textura densa y jugosa que me chifla, y desde que me han regalado este molde de Nordicware por mi cumpleaños no hay plátano chuchurrío en casa que no acabe convertido en bundt cake de plátano y chocolate. Pero eso ya es cosa de otro post.

Ahora os dejo con la receta, adaptada de uno de mis libros favoritos, “Baked Explorations” No tengo tiempo para explayarme más así que ¡espero que os guste!

BUNDT CAKE DE CARAMELO Y RON

Ingredientes para un molde de bundt cake grande (12 cups):

Para la salsa de caramelo:

115 gr de azúcar

125 ml de nata 35% M.G.

185 ml de leche de coco

1 ½ cucharadas de zumo de limón

Para la masa:

350 gr de harina común

280 gr de mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubos pequeños

450 gr de azúcar

1 cucharadita de levadura química

½ cucharadita de bicarbonato sódico

½ cucharadita de sal

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 huevo L

½ cantidad de salsa de caramelo

Para el glaseado de caramelo y ron:

115 gr de mantequilla

300-350 gr de azúcar glas

2 cucharadas de ron oscuro

½ cantidad de salsa de caramelo

Preparación:

En primer lugar prepararemos la salsa de caramelo para la masa y el glaseado. Poner el azúcar en un cazo y llevarlo a fuego medio. Dejar que el azúcar empiece a fundirse y entonces, remover constantemente para asegurarnos que se disuelve por igual. Cuando el azúcar se caramelice y tome un color ámbar oscuro retirar del fuego y echar por un extremo del cazo y con cuidado, la nata líquida. Volver a llevar a fuego medio y cocinar unos 2 minutos removiendo constantemente. Echar el caramelo en un recipiente medidor resistente al calor e incorporar la leche de coco. Remover bien. Echar el zumo de limón y remover. Deberíamos tener unos 310 ml de líquido. Dividir en dos partes iguales, 155 ml para la masa y otros 155 ml para el glaseado aproximadamente. Reservar.

Vamos ahora con la masa para el bundt. Primero, precalentar el horno a 170 ºC y engrasar bien el molde con mantequilla.

Mezclar y tamizar la harina, levadura, bicarbonato y sal en un bol. Reservar.

Batir la mantequilla y en azúcar con la pala del robot de cocina a velocidad media, hasta que tengamos una mezcla suave y esponjosa. Parar el robot un par de veces durante el proceso y ayudarnos con una espátula para mezclar bien los lados y el fondo del bol. Añadir los huevos uno a uno, batiendo bien antes de añadir el siguiente y hasta que estén completamente integrados. Incorporar el extracto de vainilla y mezclar brevemente.

Bajar la velocidad del robot y coger una de las porciones de salsa de caramelo reservadas. Añadir la mezcla de harina en 3 tandas, alternando con la salsa de caramelo, empezando y terminando con la harina. Parar el robot y mezclar con la espátula la masa de los bordes y el fondo del bol. Batir nuevamente lo justo para mezclar y obtener una pasta homogénea.

Llenar el molde con la masa y nivelar la superficie con  la espátula. Meter al horno durante 45-55 minutos, hasta que al pinchar el bundt con una brocheta, ésta salga completamente limpia.

Dejar reposar el bundt en el molde durante 10 minutos y después desmoldar sobre una rejilla para que enfríe completamente.

Para hacer el glaseado, poner la mantequilla, el ron, la mitad restante de la salsa de caramelo y 300 gramos de azúcar glas en el bol de la batidora y batir con la pala a velocidad media hasta obtener una mezcla cremosa. Si se quiere más espeso, ir añadiendo más azúcar glas a cucharadas mientras batimos hasta obtener la consistencia deseada.

Cuando el bundt cake esté totalmente frío, extender el glaseado con una espátula por toda la mitad superior y decorar con un poco de ralladura de naranja o limón o con vuestros sprinkles favoritos.

Este bundt cake se mantiene fresco durante 3 días en un recipiente hermético a temperatura ambiente.

¡Feliz semana!

Bizcocho de canela relleno de buttercream de nutella y chocolate blanco.

¡¡Hola!! ¿Recordáis la receta que dedicamos a una gran amiga?  ¿La de los cupcakes con buttercream de nutella y chocolate blanco? Pues es una receta deliciosa, pero tiene una pega. Y es que el buttercream da para 5.870.400 cupcakes. Y como a mi amiga no la quería atiborrar solo usé buttercream para 12 cupcakes, y me sobró para otros 5.870.388.

La verdad es que no me gusta nada tirar comida, así que estuve pensando en qué hacer para aprovechar toda esa cantidad de crema y con qué quedaría bien. Y de pronto recordé que tengo un libro maravilloso regalo de mi familia por mi cumpleaños, y que es el mejor libro del mundo mundial, un básico en mi cocina y que lo trato como si fuese mi hijo (vale, he dejado bien claro que es mi libro preferido, junto con el libro de Macaroons de Laduree edición especial regalado por una de mis hermanas en navidad y que es otro mejor libro del mundo mundial y básico en mi cocina). En el libro tengo un mínimo de 300 recetas de todo tipo, bizcochos, tartas, cupcakes, etc.… y hay una que me llamó especialmente la atención. Y es que no se qué me pasa últimamente, pero tengo un poco de obsesión por la canela. Antes la odiaba, era olerla y escapar, pero desde que estoy en modo repostera me encanta. La receta en concreto se llama Cinnamon Squares, y es básicamente un bizcocho de canela muy fácil de hacer con relleno de chocolate y topping de chocolate. Yo adapté la receta rellenando el bizcocho con el buttercream, y de topping un poco de azúcar glass.

BIZCOCHO DE CANELA RELLENO DE BUTTERCREAM DE NUTELLA Y CHOCOLATE BLANCO 

Ingredientes para dos bizcochos de 18 cm de diámetro

220 gr de harina de todo uso

220 gr de azúcar

1 cucharada de canela

175 ml de leche entera

225 gr de mantequilla derretida y que haya enfriado (debe estar líquida)

2 huevos medianos

Un poquito de sal

2 cucharaditas de levadura

1 cucharadita de extracto de vainilla

Azúcar glass para espolvorear

Preparación:

Primero de todo, derretimos la mantequilla al baño maría o en el microondas y la dejamos que temple. La mantequilla, cuando la vayamos a usar, debe esta fría y líquida. Calentamos el horno a 180º y engrasamos dos moldes de 18 cm de diámetro y los empapelamos con papel de hornear.

A continuación, mezclamos los ingredientes secos en un bol (harina, azúcar, levadura y canela) y los huevos, la leche y el extracto de vainilla en otro bol, y revolvemos un poco. Echamos los ingredientes húmedos sobre los secos y batimos con cuidado con unas varillas manuales hasta conseguir una mezcla homogénea pero que no tenga muchas burbujas. Después, vamos añadiendo la mantequilla poco a poco y seguimos mezclando con las varillas solo hasta cuando veamos que la mantequilla se ha integrado con los demás ingredientes, sino el bizcocho nos quedará graso.

Añadimos la masa a los moldes y horneamos durante 35 o 40 minutos. Como siempre, el tiempo de horneado puede variar según nuestro horno, así que antes de sacarlos del horno, pinchamos con un palito nuestros bizcochos y si el palito sale limpio, podemos retirarlos.

Cuando los bizcochos estén horneados, los sacamos del horno, los dejamos enfriar por 10 minutos en los moldes y a continuación, con cuidado de no romperlos, los desmoldamos y los pasamos a una rejilla para que enfríen completamente.

Finalmente, hacemos dos o tres planchas de bizcocho y los rellenamos con el buttercream de nutella y chocolate blanco o con cualquier otro relleno que nos apetezca. La receta del buttercream la podéis encontrar pinchando aquí. Espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima y ya estará listo para una tarde de peli, sofá, manta y té :D.

¡Qué tengáis un feliz fin de semana!

  • ”Facebook” ”Twitter” ”Pinterest” ”Instagram” ”Flickr” ”Bloglovin” ”RSS” ”Email”
  • agosto 2014
    L M X J V S D
    « jul    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Archivos

  • Categorías

  • ¿Habéis visto la nueva #receta en el blog? Vasitos de #chocolate y #nata 👉 link en el perfil 👈 Ricos y fáciles de hacer 😋🍫
  • Únete a otros 294 seguidores

  • Blogs que nos gustan

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 294 seguidores