Tarta de requesón y miel con flores escarchadas

¡Hola a todos! Ya estamos de vuelta, después de un mes entero de desconexión total, con las pilas cargadas y un montón de ganas de volver a compartir recetas con vosotros. Y también hay por ahí algún que otro proyecto que nos hace mucha ilusión. Además estamos preparando una sorpresilla para la semana que viene, pero por ahora hasta ahí puedo leer…

¿Qué tal habéis pasado el verano? Por aquí ha habido mil planes diferentes, hemos hecho alguna escapada por la costa cantábrica, la fotógrafa ha estado en Madeira y ha venido enamorada de la isla y más zen que nunca, y en general hemos aprovechado para descansar y pasar el tiempo haciendo nada, lo que para mí es un lujo.

Para la vuelta de vacaciones hemos escogido esta tarta de requesón y miel sencilla y con un sabor delicioso y una textura muy cremosa, y la hemos vestido con unos pétalos de rosa escarchados, una decoración preciosa, que funciona en cualquier ocasión y se hace rapidísimo.

La receta de esta tarta os puede parecer larga pero no es así, porque en realidad lo que tiene son varios tiempo de reposo. El tiempo de trabajo real es poquito, unos 45 minutos contando con la decoración y os aseguro que el resultado es estupendo, como parte de una merienda o para cerrar una de esas comidas de domingo.

Así que no me lío más y os dejo ya con la receta, ¡espero que os guste!

TARTA DE REQUESÓN Y MIEL CON FLORES ESCARCHADAS

Ingredientes para un molde de tarta de 23 cm de diámetro y fondo desmontable:

Para la masa quebrada (patê sucrée):

250 gr de harina común

100 gr de mantequilla en cubitos (sacar de la nevera 1 hora antes de usar)

100 gr de azúcar glas

2 huevos M a temperatura ambiente

Para el relleno:

250 gr de requesón

100 gr de queso crema, tipo Philadelphia

120 ml de nata 35,1% M.G.

2 yemas de huevo + 1 huevo entero L

25 gr de azúcar glas

4 cucharadas de miel + 2 cucharadas extra para servir

Para los pétalos de flores escarchados para decorar:

Pétalos de flores, pueden ser rosas o violetas

1 clara de huevo, mejor pasteurizada

Azúcar

Preparación:

Primero haremos los pétalos de flores escarchados, para que tengan tiempo de secar antes de decorar la tarta. Para ello hay que empezar lavando los pétalos uno a uno y con cuidado, secándolos bien con papel de cocina y poniéndolos en la superficie de trabajo encima de papel de hornear. Después, batir ligeramente la clara de huevo hasta que se vea espumosa. Poner unos 100 gramos de azúcar en un plato y dejarlo al lado de la clara de huevo. Cogemos un pétalo, mojamos el dedo en la clara de huevo y pintamos con la clara toda la superficie del pétalo, por delante y por detrás, y seguidamente lo rebozamos con cuidado y por todos lados en el azúcar. Pasamos el pétalo escarchado a una rejilla para pasteles y repetimos el proceso hasta que tengamos listos todos los pétalos. Dejar secar los pétalos unas 4 horas antes de usar, aunque lo ideal es hacer este paso la noche antes.

Para hacer la masa quebrada, tamizar la harina sobre la superficie de trabajo, hacer un hueco en el centro y echar en él la mantequilla, el azúcar glas y la sal. Trabajar los ingredientes con las yemas de los dedos para mezclarlos, del centro hacia afuera, hasta que tengamos una pasta arenosa. Hacer un hueco en el centro de la masa y echar en él los huevos. Mezclar los huevos en la masa, de nuevo con las yemas de los dedos y rápidamente, hasta que tengamos una pasta homogénea pero sin trabajarla en exceso. Hacer una bola con la pasta, envolver en plástico de cocina y dejar reposar en la nevera entre 1 y 2 horas.

Mientras la masa reposa, preparar el molde engrasándolo bien con mantequilla. Sacar la masa de la nevera, estirarla con el rodillo entre dos papeles de hornear (se pega bastante) hasta un grosor de unos 4 mm. Quitar uno de los papeles de hornear, volcar la masa sobre el molde y retirar el otro papel de hornear. Con las yemas de los dedos, presionar ligeramente la masa contra el fondo y los bordes del molde, procurando que quede lo más lisa y uniforme posible. Quitar la masa sobrante pasando el rodillo por encima del borde del molde, haciendo una ligera presión. De esta forma, quitamos el exceso de masa y nos queda un borde regular. Tapar el molde forrado de masa con plástico de cocina y dejar reposar en la nevera 20 minutos.

Precalentar el horno a 180 ºC. Sacar el molde de la nevera, quitar el plástico de cocina y hornear “a ciegas” la masa durante 15 minutos. Para hornear “a ciegas” hay que cubrir la masa con un círculo de papel vegetal un poco más grande que el molde y poner encima del papel una capa de legumbres secas o unos pesos específicos para este uso. De esta forma la masa se cuece parcialmente manteniendo la forma. Una vez horneada, retirar las legumbres o pesos y el papel vegetal y reservar mientras hacemos el relleno, así que no apaguéis el horno. Y no tiréis las legumbres, porque una vez frías las guardáis en un bote y os valen para el mismo uso cuando las necesitéis.

Para hacer el relleno, mezclar en un bol grande el requesón, el queso crema y la nata líquida con las varillas eléctricas. Añadir las yemas de huevo, el huevo entero, el azúcar glas y las 4 cucharadas de miel, mezclando un ratito hasta que tengamos un relleno de aspecto cremoso y homogéneo. También podéis triturar todos los ingredientes juntos en un robot de cocina.

Pasar el relleno al molde con la masa y meter en el horno a la misma temperatura durante 30 minutos aproximadamente, hasta que se vea cuajada. Sacar del horno y dejar enfriar en el molde 10 minutos.

Desmoldar en una rejilla y dejar enfriar. Antes de servir, decorar con las 2 cucharadas de miel y los pétalos de flores escarchados.

Y lo que os sobre dura 24 horas en la nevera en un recipiente hermético.

¿Hace una merienda?

Tarta fría de queso y chocolate

¡Muy buenas a todos!

Qué semana tan fantástica hemos tenido… Un montón de días de sol, calor, playa, cañas… Por eso es que no nos habéis visto el pelo por el blog. Ya queda poquito para las vacaciones de verano, pero con este tiempo ya se le vuelve a una el cuerpo perezoso, qué pocas ganas de nada que no sea salir a pasarlo bien y aprovechar estos días tan largos ¡así que de encender el horno ya ni hablamos! Así que con este tiempo aprovechamos los días a tope ya pensando en las semanitas de vacaciones que nos esperan en agosto.

Ahora es el momento de los postres más fresquitos, cremitas, helados y tartas que no necesitan horno, como esta tarta fría de queso y chocolate tan fácil y tan riquísima que tenemos hoy por aquí. Lleva casi medio kilo de chocolate así que no voy a decir que sea ligera precisamente. Lo que sí tiene es una textura cremosa increíble y un sabor que recuerda a los bombones, porque sabe muchísimo a chocolate y se funde que da gusto en la boca.

Es una receta estupenda para terminar una comida festiva, o para darse un buen homenaje cualquier merienda de verano. ¿Y qué me decís de la pinta? Le ponéis cuatro cositas encima y os queda una tarta espectacular. Y esto es como siempre al gusto, porque sin complicarse mucho, con unas virutas de chocolate y un bol de nata montada para servir yo soy la mujer más feliz del mundo…

Así que hoy no me lío y os dejo ya con la receta, que como véis es cortita y sencilla, a prueba total de fallos. Ya me contaréis…

TARTA FRÍA DE QUESO Y CHOCOLATE

Ingredientes para un molde desmontable de 24 cm de diámetro:

Para la base de galleta:

200 gr de cookies de chocolate (geniales las de marca Carrefour)

60 gr de mantequilla derretida

2 cucharadas de praliné de almendra (opcional)

Para el relleno:

225 gr de chocolate con leche (yo uso Valor)

225 gr de chocolate negro 52%-60% contenido en cacao (también usé Valor)

60 gr de azúcar

250 gr de queso crema, mejor Philadelphia por su textura

425 ml de nata líquida, 35,1% M.G.

2 cucharadas de ron oscuro

1 cucharada de extracto de café o 1 cucharadita de café instantáneo disuelto en 2 cucharaditas de agua caliente

Preparación:

Forramos la base del molde con papel de hornear y engrasamos los bordes con aceite de girasol.

Primero haremos la base de nuestra tarta. Para ello hay que desmigar las galletas en un bol con las manos hasta que parezcan arena, les echamos el praliné de almendra y la mantequilla derretida, trabajando los ingredientes con una cuchara hasta que la mantequilla haya impregnado bien las galletas. Pasamos esta mezcla al molde preparado y cubrimos todo el fondo del mismo con la masa de galleta, presionando bien con la cuchara hasta que quede una capa lisa y uniforme. Ahora envolvemos el molde bien con plástico de cocina y lo metemos en la nevera durante una hora.

Mientras prepararemos el relleno. Rompemos los dos tipos de chocolate en trozos pequeños dentro de un cazo o bol resistente al calor y los fundimos lentamente al baño María. Removemos de vez en cuando y cuando tengamos el chocolate totalmente fundido retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Ahora, montamos la nata con las varillas hasta que haga picos firmes y la reservaremos tapada en la nevera.

En otro bol, pondremos el azúcar y el queso crema y lo batiremos con las varillas hasta que tengamos una mezcla suave. Echamos en el bol la nata montada y removemos con una espátula hasta que esté bien integrada en la mezcla de queso.

Cuando el chocolate esté ya tibio, lo echamos en el bol que tiene la mezcla de nata y queso y removemos con la espátula suavemente hasta que se vea bien incorporado. Echamos el extracto de café y el ron y mezclamos bien.

Sacamos el molde de la nevera, retiramos el plástico de cocina y echamos la mezcla de chocolate y queso encima de la base de galleta, dejando la superficie bien lisita con la ayuda de la espátula. Volvemos a cubrir el molde completamente con plástico de cocina y dejamos reposar en la nevera al menos 5 horas.

Cuando vayamos a servir la tarta, sacamos el molde de la nevera, quitamos el aro con cuidado y pasamos la tarta a un plato. Decorar con cacao en polvo, praliné de almendras, nata montada o fruta fresca, lo que más os apetezca.

Y lo que os sobre, aguanta 2-3 días máximo bien tapado en la nevera.

¡Feliz semana!

Black Forest Victoria Sponge Cake

¡Hola! ¿Qué tal lleváis el veranito? Aquí en Galicia estamos teniendo un “noverano”… porque no hay mucho sol, ni calor… con unos días nublados, algo de viento y hasta lluvia. No sé si este es el verano típico gallego o no, porque desde hace años tenemos veranos de calorcete y sol, así que estoy un poco “despistada”, pero contenta porque como buena gallega que soy me encanta nuestro tiempo, con la típica “poalla”.

Todos en España recordamos el verano de 2010 como el verano en el que ganó España el Mundial de futbol  de Sudáfrica… bueno y también por el beso de Iker Casillas a Sara jejejeje. Yo además lo recuerdo como un verano muy especial, con muchos conciertos de por medio, mucha tristeza por la ida de una de nuestras gatitas, a la que siempre recordaré y sobre todo porque un día como hoy mi vida cambió por completo. No me gusta demasiado escribir sobre mis sentimientos o mi vida, y sobre todo no quiero sonar cursi, pero, ahí va mi dedicatoria para “nuestro día”.

Hace dos años y medio comencé mis prácticas de la carrera en un hotel. Me sentía nerviosa y muy contenta, porque me apetecía un montón hacer algo diferente. En mi primer o segundo día, no lo recuerdo muy bien, le conocí… y recuerdo que desde ese momento ya nos llevamos genial. Conectamos porque a los dos nos gusta The Cure… y porque los dos necesitábamos alguien que no fuese de nuestro círculo de amigos para hablar y ser objetivos el uno con el otro. Creo que la vida te va “dando” las personas que necesitas en los momentos necesarios, y eso nos pasó a los dos.  Nos necesitábamos para seguir adelante.

No han sido dos años perfectos, ni hemos vivido en el país de la piruleta rodeados de nubes de gominola rosas. Hubo momentos de tensión y reflexión. Pero al final siempre  hemos llegado a la misma conclusión, y es que nos tenemos un respeto mutuo, admiración el uno por el otro y sobre todo muchísimo amor. Y sabemos que todo eso pesa más que cualquier tipo de problema que nos surja. Ha sido el primer chico que me quiso por quien soy, y no se avergüenza de la persona que soy. Sabe perfectamente en qué momento darme la mano cuando me dicen algo que me duele o cuando me siento “indefensa”.   Y sobre todo, sabe estar ahí cuando lo necesito, y siempre tiene las palabras adecuadas para calmarme.  Él es mi mejor amigo, y sobre todo mi compañero. No puedo asegurar que va a durar siempre, porque nadie sabe que nos depara el futuro. Pero sé que me está regalando una experiencia en mi vida preciosa, y que gracias a él estoy creciendo muchísimo y queriéndome un poco más. A él le dedico esta canción (se la escribió Roberth Smith a su mujer como regalo de bodas), y esta entrada, porque en estos dos años me ha acompañado como amigo y como novio. Sabe que le quiero muchísimo y que lo admiro por lo fuerte que es y lo fuerte que ha sido siempre.

Y ahora, vamos con la receta. He elegido para la entrada de hoy un layer cake muy facilito. Es muy parecido al Victoria Sponge de esta entrada, pero con chocolate. El bizcocho lo podéis hacer en el mismo molde y luego cortarlo en tres planchas o si tenéis tres moldes del mismo tamaño, hornear en cada uno de ellos una plancha de bizcocho. Cualquiera de las dos opciones son válidas, pero probablemente con la segunda tengáis una mejor presentación,  puesto que es un bizcocho que se desmiga con muchísima facilidad. Yo usé la primera opción, pero en cuanto tenga dos moldes mas, probaré a hacer este layer cake con los tres.

BLACK FOREST VICTORIA SPONGE CAKE

Ingredientes (para un molde de 20 centímetros):

225 gr de mantequilla

200 gr de azúcar blanca

1 tablespoon de golden syrup o miel (yo usé miel de flores)

200 gr de harina con levadura

2 teaspoon de levadura

25 gr de cacao en polvo tamizado

4 huevos tamaño M

100 ml de leche

Preparación:

Primero de todo, calentamos el horno a 170º y engrasamos un molde desmontable con mantequilla.  A continuación, ponemos todos los ingredientes en un bol y los mezclamos hasta que estén integrados y tengamos una pasta homogénea. Pasamos la masa del bizcocho al molde que previamente hemos engrasado y lo horneamos unos 50 o 55 minutos. Antes de sacarlo del horno lo pinchamos con un palito en el centro para ver si está bien cocinado. Una vez que lo tengamos cocinado del todo, lo sacamos del horno, lo dejamos enfriar 10 minutos en el molde, y pasados estos 10 minutos lo desenmoldamos y lo pasamos a una rejilla. Dejamos que enfríe totalmente.

Ingredientes para el relleno (La cantidad de estos ingredientes es una guía, pero dependerá de vuestro gusto)

50 gr de mantequilla

Un poco de canela en polvo

250 ml de nata (los ml dependen de la cantidad con que se quiera rellenar el bizcocho)

1 sobre de azúcar vainillado

Mermelada de frambuesa

Preparación:

Para rellenar el bizcocho, vamos a cortarlo en tres bases del mismo grosor cada una con la ayuda de un cuchillo grandecito. El secreto de cortar bien el bizcocho es hacernos una  “guía” en todo el borde del bizcocho para que nos quede del mismo grosor. Una vez que tengamos cortado el bizcocho, lo reservamos para montarlo más adelante.

Vamos con la mantequilla y la canela y la nata.  La mantequilla ha de estar a temperatura ambiente, así, la mezclamos con más facilidad  con la canela en un bol. En otro bol, batimos la nata que deseamos para rellenar el bizcocho con el sobre de azúcar.

Ahora, procedemos a rellenar el bizcocho. Cojemos la plancha que nos servirá como base y la untamos con la mermelada de frambuesa, luego, echamos nata y la extendemos. Ponemos la segunda plancha encima de la primera y la nivelamos bien. La untamos con la mantequilla y canela, luego untamos la mermelada de frambuesa y extendemos más nata por encima. Terminamos el bizcocho con la última plancha. Nivelamos bien el bizcocho y  terminamos de decorar nuestro layer cake espolvoreando un poco de azúcar glass por encima.

¡A comer!

  • ”Facebook” ”Twitter” ”Pinterest” ”Instagram” ”Flickr” ”Bloglovin” ”RSS” ”Email”
  • abril 2014
    L M X J V S D
    « mar    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Archivos

  • Categorías

  • NUEVO POST 👉 Tarta tatín🍏🍏😍😍 #tartatatin #tartetatin #manzana #apple #lostincupcakes #hermanasreposteras #bakersisters #baker #blog #newpost #instafood #ABeautifulMess
  • Únete a otros 267 seguidores

  • Blogs que nos gustan

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 267 seguidores